MECANISMO DE JUSTICIA Y CARIDAD

Publicado: 13/11/2013 en Mecanismos de control
Etiquetas:,

      El cerebro automatiza muchas de las órdenes que envía al organismo para que las ejecute de forma puramente mecánica e inconsciente. Así también el hombre, una vez que acepta creencias y valores y los homologa como correcto, de manera individual y colectiva ejecuta estos mandatos automática y mecánicamente.

      Los mecanismos expuestos en los pps anteriores, así como los que iremos desgranando en los sucesivos, operan en nuestras vidas y en nuestras relaciones libres e independientes a nuestras elecciones y a la responsabilidad que su práctica provoca.Dibujo

   En la vida del Hombre y de la sociedades se ha creado, impulsado por estamentos interesados, bajo las directrices del Sistema económico Monetario, las pautas que prostituyen otro de los valores relevantes del ser humano, como es la Justicia, particularmente denostada en la interrelación entre los pueblos, pervirtiéndola del modo que se la deriva hacia la Caridad.

     La Caridad, hija y fruto de la Compasión, es consecuencia de la emoción innata que naciendo del Amor nos vincula y une al otro, el hermano, impulsándonos a compartir con él.  La Compasión es el sentimiento afectivo que nos identifica con el que sufre y carece de los necesario. Entre estas carencias la más significativa la de Justicia. 

     Cuando Cristo se refirió a este sentimiento lo hacia bajo el imperativo de uno de los dos máximos Mandatos y Valores, que estableció: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”.

      Y es que este gran Avatar de la Humanidad ya sabía lo que la Física de hoy está enunciando: Que estamos material y físicamente Unidos, Todos y con el Todo, y no podemos escaparnos de esta certera realidad sin causarnos grave daño.

     Sin entrar en las controvertidas prédicas religiosas o seudo-religiosas, ni en sus manidas realidades del “DECIR Y OBRAR”, o aceptación de lo que hay, pues al fin y al cabo, estas Instituciones con  responsabilidad muy superior, y nosotros todos, con nuestra responsabilidad, individualizada, hemos caído en  la cómoda e interesada abstracción de apegarnos a mecanizar y automatizar la responsabilidad de lo que ocurre en el Mundo en algo que sentimos externo a nosotros.

       Me pregunto y te pregunto, desde el Amor y para el Amor que siento por mí y tú sientes por ti:

  ¿Qué deseamos y preferimos que se aplique primeramente en nuestras vidas:   Caridad  o  Justicia?

 ¿No es cierto que elegiremos primero que se nos provea y se nos aplique Justicia; que para practicar Caridad ya habrá tiempo?

    Pues bien ¿Por qué no demandamos Justicia, en primer lugar, y en coherencia con lo que pedimos para nosotros, para esos otros marginados que sufren de miseria y pobreza, y a los que algunos cínicamente llamamos HERMANOS ?

     ¿Puedes ver cómo esta eludida responsabilidad lleva a comportarse a las elitistas clases altas y a muchos otros como auténticos fariseos e hipócritas, que se congregan trajeados y con limpias vestiduras en encuentros sociales, empresariales y de negocios, con las maneras más cordiales y educadas, con la sugestiva aparente “armonía” de la honestidad que les proporciona lo bondadoso de sus contribuciones onerosas y caritativas a los pobres y necesitados del Mundo, sin sentir ningún atisbo de responsabilidad?

      ¿Observa y ve también, el ambiente y clímax de paz, bondad e inclusive felicidad que se respira y emana en los fervientes rituales religiosos festivos en los que participan fieles adoctrinados en las más diversas fes religiosas?¿todos ello, seguramente, con conciencia plena y deseo sincero de alcanzar algún día “futurible” un Mundo de  Paz y de Amor para todos, pero siempre bajo la premisa y aceptación de que la responsabilidad de lo que acontece es culpa ajena al él y a su credo, o bien esa injusticia es a causa de fuerzas malignas? 

     ¿No son estos comportamientos, ejemplos claros del ejercicio que practicamos de eludir  nuestra responsabilidad?

    NOTA: No es mi intención culpabilizar a nada ni a nadie. Sólo deseo enfocar la atención de ti lector, como cuando ves una fotografía, en lo inconsciente del proceder que practicamos, para así poder obstar a  arrumbar errores  inconsciente de nuestra  vida cotidiana. Otro punto de atención es que este asunto no es ya cosa entre naciones y pueblos desheredados, sino que es cada vez más notorio en nuestras propias sociedades y que podemos detectar con la crisis.

    Reusamos responsabilizarnos de la injusticia del Mundo porque con la manipulación de potenciar la Caridad en detrimento de la Justicia, obtenemos mayor rédito y rentabilidad, haciendo bueno el paradigma máximo del Sistema: lo “propio en contraposición a lo del otro”. Justo lo contrario del Mandamiento  del Cristo. 

     Este sutil, y no por sutil menos malo, mecanismo del Sistema de permutar Caridad por Justicia, nos es “ÚTIL” para exonerarnos de responsabilidad individual y colectiva, automatizando lo que hacemos como justo, ante el escenario del desgraciado  que sufre y muere careciendo de lo básico.

   Con la Caridad, cuan Pilatos, podemos lavarnos las manos, acallar nuestras consciencias y aquietar el Espíritu denunciando los problemas del Mundo como cosa que no podemos cambiar, aunque nos duela y lo deseemos, pues  ello es algo  que no depende de nosotros.

   El Sistema, “Padre Protector”, cumple con esto una doble función: nos libera  de la innata naturaleza de conexión Humana y del consecuente anhelo de Justicia, y alcanza a la vez su principal objetivo: la separatividad y competitividad de los unos contra los otros, a través  del lucro, la competencia, consumo, etc.

         ¿Pero, realmente nos hace felices o es una equivoca e inquietante felicidad?

         ¿Justicia? – Se preguntaran algunos – ¿Dónde está la injusticia?  Preguntaran esos.

     – ¡Bien! Si este lodazar en que se halla metido el Mundo ha hecho que olvidemos la innata naturaleza del Hombre y nuestra vinculación común, enfoquémoslo desde la pragmática realidad de este modo de vida.

     – ¿No vemos aún, como el bienestar de los unos se asienta sobre la explotación y expoliación de los otros?

    Al igual que expoliamos la riqueza de la Tierra, sin mirar la repercusión Medio Ambiental, el agotamiento de recursos, la ruptura de cadenas biológicas de vida, así mismo, la riqueza y los recursos de que disponen los países subdesarrollados y débiles les son hurtados y dirigidos, fraudulentamente,  por y para los más poderosos.

     Las grandes Corporaciones y las no tan grandes de acá y de allá se confabulan con los gobiernos cercanos y, en bastantes casos, con los propios gobernantes nativos, corrompiéndolos, asesinándolos, o provocando guerras y conflictos, si hace falta, con el objetivo  de obtener  las explotaciones  de recursos y sus beneficios.

      Pero no nos equivoquemos:

        Estos Poderes no son en nada ajenos a nuestro proceder. Ellos contribuyen al bienestar que nos quieren conceder o al que forzamos acceder.

     Son estos las Corporaciones de la Industria y del Comercio, son los Bancos, son los Entes Privados y Públicos de los Estados y de los Gobiernos ricos… pero, insisto, no nos auto engañemos, que a esos los erigimos, los sostenemos y los mantenemos nosotros todos.

     Yo, tú, éste y aquél, los criticamos y vilipendiamos si hace falta, pero los elegimos, los aceptamos y encumbramos continuamente para que respondan a las demandas e intereses que nos benefician  y que nos inculcaron como necesarios para vivir.

     Luchamos siempre contra estos Entes y Gobiernos si es preciso, pero, lo hacemos demandando justicia ¿para quien? Luchamos por mí convenio, por mí estatus social, por mis intereses concretos y particulares. No es siquiera el convenio o el estatus del vecino menos afortunado, o del desgraciado que pide en las esquinas para comer.

    Defendemos hoy el denostado estado de bienestar, pero no olvidemos nunca de dónde  y como procede este bienestar; solidaricémonos con esos pueblos expoliados.

     Creo, no obstante que pese a la dureza de estos argumentos, que la nueva conciencia es cada vez  más lucida y solidaria. Y destaco que debemos tener claro que el Cambio, si ha de producirse,  debe partir primero de la conciencia.    

     Lo mío, lo mío y siempre lo mío, ese fue siempre el germen y raíz de todo mal. Detectar ese error es el principio del Cambio, empecemos a detectarlo dentro de cada uno de nosotros mismos. Si realmente anhelamos un mundo mejor, y todo apunta a que así es, debemos empezar por transformarnos  nosotros  primeramente.

      No pretendo en ningún caso juzgarte a ti, a mí o al otro. Pretendo mostrar cómo unos y otros en mayor o menor medida somos corresponsables, y estamos encadenados al nefasto proceder que con estos mecanismos hemos instaurado en este MONSTRUOSO SISTEMA, que debemos que arrumbar desde la lucidez de la Conciencia que empieza a hacernos recordar quiénes y QUÉ SOMOS ESENCIALMENTE y qué necesitamos para ser felices.

      Si eres capaz de crear en tu mente, imaginar y vislumbrar un Mundo en que este maravilloso Planeta Tierra es respetado en su multiplicidad ecológica y biológica, que nos provee de energía y de todo lo que precisamos para vivir en Armonía y en una interrelación de Paz, Equilibrio y Amor con Todo y Todos, si tú, yo y mucha gente es capaz de creerlo firmemente, sintiéndolo en su corazón como posible y realizable:                  

                                                               ¡¡ ESTO SE HARÁ REALIDAD   !!

Y EL CAMBIO INTERNO NOS PROVEERÁ DE UN NUEVO Y RADIANTE  AMANECER

Si quieres ver este texto en un bonito POWER POINT descargátelo de aquí: JUSTICIA Y CARIDAD 

Si lo prefieres ver en YouTube:  https://www.youtube.com/watch?v=lfkvlXybb-Y

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s