LA SABIDURÍA DEL PERDÓN

Publicado: 29/11/2013 en Ciencia y Espiritualidad
Etiquetas:, , ,
EL PODER DEL PERDÓN

    Pensar que perdonar es algo que concedemos al otro es un error. Esto es fruto de la percepción equivoca del poder  en busca de la capacidad de manipular y controlar a quien nos dañó. 

    La intención que se esconde detrás de la falta de perdón es la de causar dolor a alguien para que sienta el dolor que te ha causado a ti, y con ello alterar su comportamiento.

    Mas realmente, ni la falta de perdón, ni ese perdón aparente funcionan,  porque el verdadero origen de tu dolor emocional  está DENTRO DE TI

   Dibujo

    No perdonar es como tratar de hacer que el otro sienta el dolor que sentimos nosotros. Cuando decides no perdonar, tú sólo te infringes dolor a ti mismo. 

    Tú eres el que se está haciendo daño a sí mismo al no perdonar. No hay nada sano, grato, ni positivo en no perdonar.

    No perdonar es como delegar en la otra persona la responsabilidad de tu experiencia.

    El dolor emocional que sientes, sólo puede crearse en ti mismo a causa de tu propia personalidad. No es culpa de la personalidad del otro.

   Los otros pueden activar esta parte de tu personalidad que no va a perdonar, tal como tu ego. Más, tú tienes el poder de no ser dominado por tu ego.

    Pueden tratarte cruelmente, pueden abusar de ti, incluso torturarte, pero comprende que es tu propia personalidad con su interpretación de la experiencia la que crea la emoción dolorosa. No obstante, no confundamos la sensación física y real de dolor con la emoción que se crea.

    Y Cuanto más tiempo dediquemos a culpar a los demás o a las circunstancias de la experiencia, más tiempo experimentaremos la emoción dolorosa.

    Perdonar es algo que en el fondo haces por ti mismo. Y cuando eres capaz de perdonar, se diluye el rencor y la negatividad que pudiera haber en el otro.

    Con el perdón obtienes poder interno, porque, aunque no puede tu ego controlar a los demás, si puedes elegir desde dentro de ti entre crear dolor emocional y sentimientos negativos, o experiencias gratificantes y positivas de aprecio, alegría, y gozo.

    Ciertamente, a veces el dolor es tan grande que una persona no puede encontrar con facilidad la fuerza necesaria para perdonar.

    En esas ocasiones es preciso, y generalmente suficiente, rogar y sintonizar en una percepción elevada de luz  y de gracia para perdonar, y el perdón no tardará en llegar.

    Pero en todos los casos, la dinámica sanadora del perdón requiere que mires dentro de ti mismo, en lugar de salir de ti para encontrar las causas de tu dolor emocional y que aceptes el desafío de no actuar basándote en una ira justificada o en la rigidez de tu juicio, y actuar, en su lugar, desde la más sana y saludable parte de tu ser a la que puedas acceder en ese momento. 

    Perdonar requiere un cambio dentro de ti mismo hacia una emoción mejor que el culpar al otro. 

   Perdonar es la elección consciente y mejor para eliminar y salir de las cárceles que nos aprisionan, y de los tormentos de nuestros miedos. 

    También el perdón es una gran oportunidad que nos conceden las experiencias negativas para aprender a desarrollar el poder auténtico que late dentro de nosotros.

    El perdón es una decisión, no un sentimiento, porque cuando perdonamos no sentimos más la ofensa, no sentimos más rencor. Perdona, que perdonando tendrás en paz tu alma y la tendrá el que te ofendió.”  (Madre Teresa de Calcuta)

    “El que es incapaz de perdonar es incapaz de amar”   (Martin Luther King)  

    “El perdón cae como lluvia suave desde el cielo a la tierra. Es dos veces bendito; bendice al que lo da y al que lo recibe.” (William Shakespeare)

    Si crees que aplicar esta sabiduría del perdón es  bueno, experiméntalo en tú vida y difúndelo,  y…

                … ESTAREMOS ABRIENDO EL CAMINO AL CAMBIO de CONCIENCIA

Si quieres ver este texto en un bonito POWER POINT descargátelo de aquí: (CAM 1) LA SABIDURIA DEL PERDÓN (sin)

Si lo prefieres ver en YouTube:  LA SABIDURÍA DEL PERDÓN

Anuncios
comentarios
  1. María José Grimaldo dice:

    Estás en lo cierto querido amigo, el perdón es el poder. Quien no consigue perdonar no consigue olvidar y así el dolor y el rencor acumulado minará eternamente su corazón, lo que será causa de posibles enfermedades, porque los pensamientos negativos son las orígenes de estas. Si no liberas tu conciencia con el perdón estos resentimientos se enrocan en el alma que los alberga. El perdón significa fortaleza, el que perdona se hace fuerte y adquiere poder frente a quien le ha dañado. La persona que decide no olvidar a quien se hace daño es a sí mismo. Albergar malos sentimientos hacia otro, no le hace daño a quien odia, sino a su propia conciencia. El otro está ajeno a todo, no le interesa lo que tiene el odiador dentro de sí y vive libre de ese sentimiento rencoroso.¡Es un error no olvidar: lo mejor para el individuo es vivir en armonía consigo mismo!

    Me gusta

  2. Victoria dice:

    No perdonar te hace esclavo de los que te han ofendido.

    Me gusta

  3. Anónimo dice:

    PERDONAR PERO NO OLVIDAR

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s