EL PARADIGMA Nº 1, LOS MECANISMOS DE CONTROL Y LAS CREENCIAS

Publicado: 22/12/2013 en Artículos y Reflexiones
Etiquetas:, , , , , ,

     Es preciso hacer una reflexión en profundidad sobre el origen, generalmente ignorado, en que  se asienta el Sistema que gobierna el Mundo, y que hace que sea tal y como es. Habitualmente, solemos quedarnos en hacer análisis periféricos en torno a lo que acontece y a los problemas que conllevan aparejados. Debatimos la cuestión mundial desde la perspectiva que nos es más cercana y que por tanto, creemos nos afecta más. Craso error pensar que la solución está tan cercana,  pues no sólo es un problema local, ni debe abordarse aisladamente del conjunto: no existen soluciones parciales ¡¡El problema es global!! La Tierra es una gran aldea interdependiente y es preciso abordar el asunto conjuntamente desde el entramado completo en que se desenvuelve el conjunto de la Humanidad. Pero, ojo, no es cosa de quedarnos sólo en vislumbrar las formas y condenarlas, sino, sobre todo, en calar en el trasfondo que posibilita que se den esas formas. Las formas son dolorosas e injustas en lo que vemos acontecer, más el fondo es el punto central donde está el entramado que oscuramente lo lleva a gestionar y funcionar en la forma en que lo hace, y sólo comprendiendo donde están las claves podremos aspirar a cambiarlas.

Dibujo 4

     Partiendo de este enfoque sugiero que nos preguntemos: ¿Cuál es el paradigma mayor y decisivo en que se fundamenta y asienta el Sistema  en lo relativo a las relaciones entre los Hombre en la Tierra? ¿No convendrías conmigo que es preponderante la primacía del bien privado

y personal de las personas, por delante y frente al bien común y las necesidades colectivas de los Hombres? ¿No se antepone acaso, siempre, la opción de: “lo mío, antes que lo tuyo”?

     Podríamos inclusive, desde la conciencia vigente, afirmar la validez de este paradigma bajo la creencia largamente arraigada de que para poder subsistir es necesario que sea así. Podríamos hasta, inocentemente, aceptar que en momentos pasados de la Historia esto fuera así, dado el bajo nivel evolutivo de la humanidad. Pero en la actualidad, dado el desarrollo alcanzado por la civilización, es ya el momento de dar ese salto evolutivo de crecimiento al nivel superior en que las relaciones humanas no se rijan por el egoísmo y la competencia ( y ello, pese a quien les pese). Por tanto, meditemos si realmente, este esencial paradigma de confrontación que rige, es así porque es innato o es algo que se nos ha hecho creer que lo era y lo sigue siendo, pero porque interesa al poder establecido, y que nosotros, la masa dormida como rebaño sumiso, hemos aceptado como verdad inmutable.

     ¿No vemos cómo tras este modo de interrelación humana se esconde la desconfianza y el temor al otro? Abordaremos la emoción del Miedo como instrumento de control en otro artículo; ahora quiero centrarme en la emoción contrapuesta al  Miedo: el Amor, y también en el sabio mensaje y mandamiento máximo de ese Gran Avatar de nuestro Mundo: Jesús, el Cristo, cuando sentenciaba “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. Si la sabiduría encerrada en este mandato estuviera realmente en nuestros sentimientos y en el proceder de nuestras sociedades, no habría en respuesta a ello lo mío y lo tuyo, sino lo nuestro. Por tanto, reconozcamos que estamos y vivimos en una entelequia de hipocresía, que sostenemos un supuesto credo en nuestra ética y moral y obramos de forma opuesta y falsa. 

     A la vista de la intencionalidad y el proceder del la élite rectora del Sistema este paradigma es muy cuestionable que puede y deba ser correcto. Y la implantación de tal creencia en los hombres es muy fácil de introducir merced al fomento y difusión de miedo al otro y a la potencial rivalidad con el otro; mas, si apelamos al más mínimo sentido común, sin necesidad de extrapolarnos, tan siquiera, a un elevado ejercicio de Amor, nos es viable de alcanzar una interrelación con el otro que redunde en beneficio mutuo y gratifique en una más satisfactoria convivencia para todos.

     Deseo, antes de continuar con estas reflexiones, abrir un paréntesis que nos abra a comprender algo que hoy día ya se demostró científicamente, y ello es cómo nuestra mente ordinaria o cerebro funciona de manera similar a como lo hace el ordenador. Esto quiere decir que son los programas que insertados en el ordenador, o en nuestro caso, en el cerebro y/o la mente inferior, los que determinan lo que ha de ejecutarse o ha de desarrollarse en nuestras vidas o en el ordenador en su caso.

     Volviendo al tema. Comprendiendo cómo opera el sistema biológico de nuestro organismo podemos deducir, sensatamente, cómo en el Programador y en los Programas están las claves que nos pueden sacar de la encrucijada en que se encuentra la Humanidad. No es cuestión de quedarnos en sentenciar a los Programadores, al menos sólo a ellos, por crear tan nefastos programas bajo la premisa de su malignidad; lo esencial ahora, es alumbrar cuáles son los programas infestos que insertaron en nuestras mentes y en nuestra cultura (impregnación que caló en la conciencia y en el subconsciente individual y colectivo), así  como  encontrar la forma y manera de desprogramarnos de los errores programados, para poder después erigir los más adecuados y correctos que nos provean de un vivir más armónico y feliz.

     Cierto que en la elaboración de esas directrices programáticas habrá personas que desarrollaron su lado más maligno y perverso, mas la gran mayoría, incluso de los que detentan estar del lado más sustancioso, lo están de forma tan inconsciente y errónea como podamos estarlo el resto.

     Lo peor y maquiavélico de los programas creados es que están dotados del potencial de encubrir dentro de ellos mismos los mecanismos exculpatorios a la responsabilidad individual de la personal que opera con ellos; tienen la funcionalidad de ofrecer lo preciso, y apropiados para que nadie se sienta  culpable y responsable directo de lo que hace o de lo que acontece. Seguramente todos hemos presenciado o nos hemos enfrentados a situaciones en que se llevaron a cabo medidas y acciones nefastas y perversas enunciando el protagonista o ejecutor un “debe ser así”, “es la orden”, o “es la ley”, pues estas programaciones están circunscritas al ámbito de Instituciones Sacro santas que determinan y legislan éstas, bien  sean Políticas, Sociales o Religiosas. Siempre encontraremos una ley “programada” que ampare el proceder, aunque resulte inhumano, aberrante o absurdo. Lo programado no tiene opción de cuestionamiento para el ejecutor, que se convierte en mero instrumento sin responsabilidad, ciego y sordo al imperativo.

     Pensemos en cómo y por qué se fomentan y proyectan los miedos ancestrales vinculados a la seguridad de la vida que subyacen en el subconsciente humano: miedo a las carencias básicas materiales de subsistencia; miedo al otro como rival, competidor y enemigo. Temores a todo lo que nos es desconocido, ajeno y externo; temores que nos contraen y nos cierran, temores que nos separan y enfrentan al otro, que nos focalizan y concentran en el mí mismo y en mis intereses. ¡Temores, temores y miedos! Estos temores todos han convertido al hombre en un animal irracional y un depredador peor que el lobo, animales irracionales, todos, que sólo compiten y luchan por lo que precisan para vivir. 

     Pregúntate cuál es el sentido de que se nos bombardee continuamente con toda  la violencia y las cosas malas que suceden al instante – no ya sólo sociales, sino privadas – en los medios de comunicación, en lugar de resaltar los valores y acciones positivas y buenas de la humanidad. Ese sentido es el de inhibir la acción y la participación activa de los ciudadanos, haciéndonos seres más controlables y dóciles al Poder. ¿Qué intención hay, cuando se difunde y publicita masivamente el lado morboso y perverso de personas de una sociedad con evidentes signos de decadencia moral, sino fomentar aspectos perversos y negativos?

     Reflexiona en el afán de obtener más y más ganancias, prestigio y poder. De lucro del dinero como objetivo y de cómo éste es la meta que determina quiénes triunfan y a quiénes se debe imitar. ¿Cuál es el modelo de realización impreso en nuestras creencias y en los comportamientos colectivos actuales?

     O bien este otro paradigma del consumo insertado, sobre todo desde los años 70 del pasado siglo, y que previsiblemente ahora parece estar fuera de lugar para muchos de nosotros, aunque no por ello se deja de seguir fomentando, esto es: el desaforado sentido consumista que se nos inculcó en la llamada “Sociedad de Consumo”

     Mas debemos tomar conciencia y destacar que el Poder y la Fuerza de que estos programas les funcionen están tan sólo en nosotros y en nuestra conciencia. El día en que dejemos, al menos una masa crítica, de creer que son verdades inamovibles e incuestionables, saldremos de la “Cueva metafórica de Platón” a la luz. Mientras se sigan creyendo y aceptando falsas verdades, seguiremos esclavos de dementes sin alma y sin corazón. ¡Atrevámonos a cuestionar todo lo que se nos inculcó! ¡Lo que sea autentico y verdadero se mantendrá indemne siempre a cualquier revisión!

     No podemos quejarnos del estado tan injusto y perverso en que está inmerso nuestro Mundo y a la vez aceptar que sigue todo igual. No podemos seguir sirviendo a dos señores y conceptos tan contrapuestos a la vez, ni adorar e idolatrar al tótem en el que se creía y a la vez servirle con leves frenos y cortapisas. Hay que afrontar valientemente tantas creencias insertadas desde agentes externos a nosotros (poder civil o religioso)  y someterlas a la conciencia más elevada y profunda que yace ignorada dentro de ti.

     Concluyo reafirmando cómo, bajo este Paradigma nº1, se ha creado e impulsado toda una cultura interesada de mecanismos tendentes a manejar y manipular a la Humanidad, y también muy diversas creencias perversas y egoístas de exclusión y separación al servicio de tal fin, y contrarias a las de unificación y al amor.

           Si quieres ver este texto en un bonito POWER POINT descargátelo de aquí: EL PARADIGMA Nº 1, LOS MECANISMOS DE CONTROL Y LAS CREENCIAS. sl

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s