APOCALIPSIS Y SISTEMA I

Publicado: 09/03/2014 en Artículos y Reflexiones
Etiquetas:, , , ,

APOCALIPSIS Y SISTEMA

ALUMBRANDO ZONAS OSCURAS

     Ante nuestros ojos se está desplegando, alegóricamente, la danza coreografiada similar y cercana al predicho Apocalipsis, en cuyo escenario, fuerzas antagónicas dirimen el devenir  de la Humanidad.

     En un bando la temible “Bestia”, que con la “marca del número 666”, simboliza el dinero (motor del Sistema), y el control de toda la humanidad (según  la interpretación de destacados estudiosos) y frente a tal contendiente, la Energía emergente de una Nueva Conciencia en el Hombre, que dolientemente, anhela la transformación y el  arribar a esa metafórica Nueva Jerusalén.amanecer_en_la_playa_wallpapers_12-1024x768[1]-499261

     Analizando el escenario actual:

    Para comenzar deberíamos tener claro qué, el ansia de recuperación, no nos conduzca al auto engaño. Esta Crisis no es un problema de este o de cualquier otro país determinado. La Crisis es Global y de Sistema. Por tanto, convengamos, que no hay soluciones parciales ni locales que lo resuelvan; El Sistema está cimentado sobre las arenas movedizas del Paradigma del egoísmo, la ambición y la avaricia.

     El Sistema se asienta en la cultura del Consumismo, instrumentalizando la sobre explotación de recursos; modificando y expoliación el Medio natural; anteponiendo los conceptos  del Interés, del Beneficio o del Utilitarismo antes que los principios de respeto a la Vida, Fraternidad, Solidaridad  y Justicia. Es un modelo sostenido y consagrado a la Economía monetarista del lucro, manipulando la interrelación de los Hombres. Es así porque el Paradigma principal en que se cree, avala y promociona el interés personal del individuo  antes  que  el  bien  común.

     Para transformar esta realidad no es cuestión de perder el tiempo en maldecir o condenar a los canallas, es cuestión de re crear como queremos que sea la Vida en este maravilloso Planeta Tierra: si bajo el patrocinio de valor instaurado, o con Nuevos  Paradigmas  de  Hermandad y  de Amor. Si optamos por reafirmar el vigente, sostener la vida colectiva de toda la Humanidad se antoja complicado de lograr. El pronóstico pesimista ya fue augurado por científicos y personas competentes hace décadas, antes que la Crisis viniera a confirmarlo.

     La gobernanza Elitista del Mundo, tras siglos de expansión colonial y expoliación de la riqueza de los pueblos, se vieron forzadas a ceder  migajas del expolio a sus súbditos. Ahora se afanan en quitarnos esos logros alcanzados  ante la competencia y demanda de  terceros en discordia. Pero lo que se está demostrando, es la incapacidad en afrontar la justa reivindicación de los unos y de los otros. Esto demuestra  lo inviable  que es  el mantener  este Sistema que se fundamenta en el egoísmo.

     Inclusive, aunque se pudiese reajustar la crisis, sacrificando a las masas, los problemas no acabarían ahí, ya que la rapacidad depredadora, no podrá seguir dando respuesta a las demandas crecientes de consumo de una población que aumenta 1.000 millones cada 8 u 9 años, y que cuenta ya con cerca 8.000 millones de personas. En el mejor de los casos, soslayando, que enfermedades, conflictos o guerras no arrojasen “extinciones masivas” de población, se requeriría el volver a sociedades con grandes precariedades cercanas a la semi-esclavitud, bajo la dinámica acaparadora de este  modelo  de gestión.

     El progreso en la cultural, sobre todo, de la ciudadanía occidental, a pesar de la impuesta educación para el utilitarismos, acompasado con los transcendentales y revolucionarios avances en el campo de las comunicaciones, gracias , particularmente, a las redes sociales e internet, y  los, aún no suficientemente ponderados ni conocidos, descubrimientos científicos de la física cuántica, qué, desmitificando muchos paradigmas asentados en siglos de contubernio entre Religión y Poder Civil para “pastorear a sus ovejas”, parecen propiciar una toma conciencia y la opción de elegir  si queremos seguirles en sus locos desvaríos o  el  RESPONSABILIZARNOS  de nuestras vidas.

 

     Rememorando la Historia:

     Ciencia y Cultura ya rasgaron el velo que ocultaba la ignominia de Religión y Poder, obligando y proveyendo a grandes personajes del Renacimiento Europeo  el volver sus ojos al Conocimiento (Gnosis) y a la Sabiduría del Mundo Clásico y Antiguo.  Su actitud fue un acto de rebelión al obscurantismo religioso y político qué, durante más de un milenio, encumbró la corrupción imperante de la Edad Media. Este “renacimiento” posibilitó el desarrollo y progresión de Europa a un orden evolutivo superior.

     Cierto que la joven y emergente Cultura y Ciencia se vio forzada a acordar un entente con la Religión. Y, con ese consenso se asentaba y se ponía la cimentación de lo que serían los siglos venideros: La Espiritualidad quedaba en manos de la Religión Institucional y la Ciencia, fundamentándose en la filosofía de Descartes, y en la física mecanicista de Newton se encargaba de la concepción  Materialista de la Vida.

     Lamentablemente para la ortodoxia establecida, el siglo XX, con Einstein a la cabeza, vino a dinamitar esa Ciencia mecanicista de Newton y a encumbrar una Nueva Ciencia de mayor incertidumbre que arrumbaba el determinismo de la física  anterior y que con las investigaciones y descubrimientos de la física cuántica pronosticaría un futuro más digno para el Hombre en su doble vertiente material y transcendental.

     Fruto de ello, el concepto “Conciencia” empieza a calar en el individuo. Antes a los pueblos los gobiernos les decían quienes eran sus enemigos y les lanzaban a las “Guerras” por las que tenían que morir, ahora las “Revoluciones” nacen cuando tú te das cuenta por ti mismo de quien es tu enemigo. Estos son, hoy día, los mecanismos  más  frecuentes  de  confrontación. Esta nueva “conciencia”, cuando está más desarrollada y se tiene mayor grado de conocimiento, propugna que las revoluciones sean “pacificas y sin violencia”. Por tanto, y es detalle importante a tener en cuenta, el despertar de ahora no es cuestión de una minoría avanzada, como lo fue en el Renacimiento, el despertar de ahora es de una masa colectiva tan significativa que tiene el poder de trastocar,  si así lo decide, el cambiar el rumbo de la humanidad.

     Otra inestimable y destacada aportación de la Nueva Ciencia, es que esa “Conciencia” en lo personal te granjea un inmenso Poder, que te habilita para no ser dirigido por nadie externo a ti mismo, al igual que sucede en el imperativo de la Guerra.  La “Conciencia” en el fondo no es, ni más ni menos, que el eslabón perdido que habilita la conexión con la Espiritualidad o Energía sutil del Amor o Ser que subyacente y late en el Hombre, y que no puede, ni debe, seguir siendo puesto en manos de ningún intermediario con la divinidad. (Este punto dará pie a dos nuevas líneas de reflexión: la historicidad de la Religión y otra en torno a conocimientos cuántica que serán abordados en próximos trabajos).

     Verdad es que el “despertar de conciencia” no es igual aún en todos. No lo es en el mundo subdesarrollado africano, como lo pueda ser en las comunidades Árabes, ni en la Orientales, en Latino América o en el Occidental, y no sólo por lo cultural o geográfico, sino qué, inclusive dentro de cada colectivo, existen diversos grados evolutivos y de conciencia. Pero incuestionablemente, como demuestra la ciencia actual, el conocimiento que alcanzan los unos prende y se expande a los otros sin oposición de espacio o lugar. Y esa punta de lanza de “conciencia” acabará impregnándolo todo, siendo el motor creativo de la realidad, con arreglo  al nivel de conciencia que seamos  capaces de alcanzar. 

     Las venerables Instituciones y personas en las cuales creíamos: Sociales, Políticas y Religiosas; las ideologías y las creencias, los exaltados idealismos patrióticos y tantas otros principios incuestionados que nos daban seguridad y convicción se están derrumbando ante la pragmática realidad de lo que acontece y se descubre. En escaso tiempo se está desplomando todo el armazón estructural que daba consistencia y sostenibilidad  a nuestras vidas.

     Que las viejas estructuras tarden tanto en caer es una cuestión lógica y normal por lo arraigada y consolidada que están las creencias en el subconsciente individual y colectivo. Vinculado a la crisis de valores el temor y el miedo al cambio y a lo desconocido atenaza y mantiene  anclado  y dubitativo a muchas personas.

     Pero debemos tener claro que cuanto más tardemos en desasirnos de las viejas ataduras que nos vinculan a lo canallesco del Sistema obsoleto, mayor será el dolor que percibamos, y más larga será la transición, tanto  en  lo individual  como  en lo colectivo.

     También, confiar en cambiar al otro, forzándole es un error. El otro, ante nuestra reprobación refuerza su centro de Poder: su ego. Nosotros, bajo el control   de esas energías de emociones alteradas, demandamos los cambios desde el mismo centro de poder que él: desde el ego que nos controla. Debemos manifestar nuestra oposición, pero no en la esperanza que el otro escuche y cambie, sino en el poder de cohesión y conciencia  que nos da y une a todos.

    Luchemos por la “Nueva Jerusalén” apocalíptica contra la “Bestia” quitémosle el Poder y derrotémosla, pero para lograrlo tendremos que hacerlo desde la Sabiduría de sintonizar con las vibraciones sutiles y altas de Equilibrio, Serenidad, Paz y Amor que anida en la conciencia de Ser.

     Me despido en el deseo y convicción de que se allanen los caminos de reencuentro en los valores auténticos del Ser y sentir Humano que nos conduzcan al Mundo de Paz y Amor de todos con todo lo creado. 

          Si quieres ver este texto en un bonito POWER POINT descargátelo de aquí: DENTRO DEL APOCALIPSIS – 1º ALUMBRANDO LA OSCURIDAD sl

Anuncios
comentarios
  1. Anónimo dice:

    Estupendo artículo sobre las raíces del ser humano, sobre todo en occidente, sin ofender a nadie, ni politizar un tema tan amplio y controvertido como las religiones. Consecuente con la realidad que nos pone a todos a los pies de los caballos, la religión, versus espiritualidad, nos trae a colación la necesidad de plantearnos estas cuestiones desde la libertad individual y el necesario espíritu crítico, para hacer un análisis positivo de las mismas y establecer nuevos caminos de fe, que buena falta nos hace. Enhorabuena amigo Eves.

    Me gusta

    • evesreves dice:

      Amigo Anónimo, creo que tu comentario se ha puesto en lugar cambiado, interpreto por tus palabras que va dirigido a la entrada de CRISTO, CRISTIANISMO Y RELIGIÓN: LA HISTORIA.
      En cualquier caso gracias, y a ello, busquemos esos caminos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s