CRISTO, CRISTIANISMO Y RELIGIÓN 1ª Parte: LA HISTORIA

Publicado: 27/04/2014 en Ciencia y Espiritualidad
Etiquetas:, , , , , , , , ,

CRISTO, CRISTIANISMO Y RELIGIÓN

1ª  Parte:  LA HISTORIA

INTRODUCCIÓN

                No es cuestión de provocar conflictos con creyentes y practicantes de la Religión(es) sino mostrar información que la historia oficial admitida ha obviado al objeto de proteger a la Iglesia e Instituciones Religiosas. Tampoco convencer a nadie, pero si que se asuma, en conciencia, la responsabilidad que  tienen  por el mundo creado  las Religiones.

                Conocer los avatares y transformaciones que sufrió la doctrina cristiana es vital, ahora, que la Humanidad ha alcanzado mayor grado de libertad e independencia del Poder; también se dispone de una cultural superior y más capacidad intelectual en las masas para poder arrancar, por uno mismo, la cizaña de la simiente fértil.

1a32df062df54a8aecfb22b545a10309_720x560

                Comprender como la obra del Divino Maestro fue tergiversada para crear un determinado modelo de Humanidad, habilitará, no sólo a recomponer la verdad del mensaje cristico, sino, y es lo substancial, a desechar de nuestras creencias mentiras y errores que lastran nuestra vida personal y colectiva, y nos impiden mantener una autentica relación de Amor consigo  mismo y con el prójimo.

                No descarto, pese a las críticas, reconocer lo positivo que tal modelo de cristianismo pudiere haber propiciado a la Humanidad. Como por contraposición, el emergente materialismo que tan útil fue al desarrollo del Mundo, y qué, en el aspecto práctico reportó grandes mejoras de vida y bienestar material

LA  HISTORIA

                El Cristianismo antes de ser la Religión oficial del Imperio Romano, era un conjunto de comunidades surgidas a raíz de la Vida y Muerte de Jesús, que se desarrollaron bajo un variado número de caminos y evangelios. Llegó a contar hasta con 50 evangelios interpretando la vida, la obra y la Palabra del Maestro.

                La paulatina expansión de las comunidades cristianas en la Roma de los primeros siglos, acabó siendo aceptada por el Poder político del Imperio a comienzos del siglo IV, y finalmente Constantino, el Emperador, sin ser cristiano, escogió una corriente del cristianismo, haciéndola Religión Oficial de Imperio Romano.

                Los cuatros evangelios escogidos que dieron soporte y fundamento a la Iglesia Católica fueron los que interpretaban la manifestación de lo divino a través de hombres elegidos entre la jerarquía pertenecientes a la Institución y al Poder.

                Todos los evangelios que manifestaban que Dios se encontraba en cada ser humano y que la vía interna era el camino de religare con lo divino fueron desechado como nefasto y demoniaco tachándoseles de apostatas y herejes, siendo sus seguidores perseguidos y exterminados como paganos.

                Para adecuarse al culto y credo pagano de Roma, los evangelios escogidos tuvieron que aceptar diversos cambios en textos, rituales y creencias, siendo tras esto homologado como  religión de Estado por el Poder Imperial. En el más legítimo de los derechos habría que reconocer que Constantino fue el autentico fundador de la Iglesia Católica “Romana”.

                Bajo el acatamiento y el entronado, la gobernabilidad de los ciudadanos se ejecutaba, en el orden material por el Emperador, y en el orden espiritual por la, ahora, denominada Iglesia Católica Apostólica y Romana. Esto en la teoría, pues en la practica los Obispos, máximo cargo en la Iglesia, ejecutarían en lo sucesivo más el poder civil que el espiritual.

                A continuación, un concilio, el de Nicea, sienta las bases y la doctrina de la nueva religión; condenando prioritaria y urgentemente al ostracismo, persecución y aniquilamiento de las otras corrientes de la espiritualidad cristiana y a la destrucción de sus evangelios, ahora acusados de  paganos.

                Poco después de medio siglo, en la década de los 80, se daba la puntilla de muerte a la vía gnóstica de conocimiento religioso y espiritual con la quema de la insigne Biblioteca de Alejandría, Meca del Conocimiento y de la Sabiduría del Mundo Antiguo, y la muerte de los seguidores “paganos”

                Los dispersos discípulos que quedaron de estas corrientes cristianas debieron ocultar como pudieron las copias de sus evangelios en torno a la vida, obra y enseñanzas profundas del Maestro. Los diversos hallazgos en el siglo XX de  los  llamados evangelios apócrifos, se suma a la documentación ya existente, dando más prueba de ello.

                Derrotados, no les quedo más remedio que callar y dejar en manos de la Religión Oficial, toda interpretación de la Palabra y Mensajes del Cristo, y de como deberá ser la espiritualidad de los hombres en lo sucesivo. También, rediseñaron los hechos acontecidos de la vida Jesús.

                Este golpe de mano del Poder Imperial y de esa corriente religiosa, libre de escollos y competencia, diseño el curso que tomaría la cristiandad en la Historia de Occidente. Y de forma prominente y clara  en los siguientes 1.100 años, en la Edad Media.

                Un interminable periodo, en qué si, realmente, la luz de cristianismo hubiese iluminado a la Iglesia la convivencia de los hombres y la vida de los pueblos debieran haber sido más fructífera y feliz.

                Por el contrario destacó la época por la fe y sumisión implantada a través del temor y del miedo, por el oscurantismo existente, por el fanatismo doctrinal y por el inmovilismo social y político; y de fondo, orquestándolo todo, la corruptela Institucional Religiosas y del Poder Civil (indáguese a conciencia este asunto).

                Las escasas corrientes espirituales qué, venciendo el temor al poder, resurgieron volviendo a las creencias y practicas relegadas, como los cataros albigenses fueron descubiertos, y propició  que se organizarse una Cruzada  para su exterminio en crueles y sangrientas masacres.

                Otra vía de agua que se le abrió a la Iglesia son los Cruzados; qué, en sus luchas por controlar los territorios originarios del cristianismo, acceden a desconocidas fuentes de información. Fruto de este conocimiento se crean órdenes secretas de gnóstico, como la de los Templarios.

                Finalmente, los Cruzados tras diversas campañas en Tierra Santa, a su vuelta son desposeídos de sus bienes, son proscritos y perseguidos.

                En ese tiempo, otro instrumento de maldad y control perverso: la Inquisición, ve la luz, operando mediante represión y persecución, el martirio y muerte, manteniéndose vigente hasta el siglo XIX. Su consigna: Preservar la fe, en las verdades que  dictaba e imponía la Iglesia Católica.

                Más, a pesar de estas crueldades en el nombre de Cristo, la Iglesia no pudo acallar las creencias perseguidas qué, trascendiendo de padres a hijos, calan en el ansia de libertad de la cultura y de la ciencia. Inventores y creadores de nuevo cuño, que promoverían el Renacimiento del mundo clásico  arrumbado, cambiaría el curso de la Historia.

                La corrupción Institucional de la Iglesia de siglos, al alumbrar el XVI, reabrió “de nuevo” las divisiones internas, con cismas como el de Lutero, Calvino o el Protestantismo ingles. El proceder de la curia clerical y sus propias disensiones posibilitó el emerger de pensamiento filosófico que cuestionó  a la Iglesia.

                 Y digo “de nuevo”, pues al poco de su Constitución ya surgió la primera gran escisión del tronco central Católico. Una gran parte de Nuevo Cristianismo se separaba de Roma por su falta de fidelidad al evangelio de Jesucristo, adoptando el nombre que designaba la motivación de su ruptura: la Iglesia Ortodoxa. 

                Llegado ha este punto de perdida de influencia del poder Papal, la Iglesia, en su relación con el poder civil emergente de la ciencia y de la cultura no le quedo más remedio que consensuar la aceptación de la nueva realidad con un reparto claro y definido de las áreas de actuación de ambos entornos de la vida pública.

                 Más ya el consenso no sería como el alcanzado con el Imperio, sino en un ámbito más cercano a la realidad y a la vida de las personas, como son el pensamiento y la creación. Ahora: la materia queda en manos de la ciencia y la espiritualidad en manos de la Iglesia. En tanto el poder político lo ejercían los gobernantes (absolutistas).

                 No escapan, ni se eximen de responsabilidad, en el área ideológico las otras Religiones, pues si bien, el protagonismo y direccionamiento es básicamente Católico, particularmente en la acción y negación, las otras, hijas y herederas de ella, están concebidas bajos los mismos parámetros  y creencias que la “Santa  Madre Iglesia”.

                En el presente, un nuevo paso se impone dar, no sólo ante la Iglesia Romana, sino ante toda Institución Religiosa que fundamente la conexión espiritual a través de medios manipuladores. Hombres, con personalidades profanas y libros de hombres pastoreándonos como ovejas desde su mundana sintonía, no permite que la chispa divina resplandezca en ti.

                 El paso que debemos dar nos es otro que reconsiderar y restituir el autentico mensaje del Cristo, que enlaza con la sabiduría perenne espiritual de otras culturas del Mundo y qué, como sostenía la corriente gnóstica cristiana y el mismo Jesucristo, manifestando como esa conexión y comunicación está dentro  de  ti.

                En esta presentación me he centrado en abrir, cómo si de una caja de pandora se tratara, solo los aspectos históricos de forma general, para que cualquiera que lo desee pueda profundizar de manera ardua en ello.

     En la siguiente me centraré en analizar y en cuestionar creencias y aspectos notoriamente negativos que parecen concebidos para conducir a la Humanidad a los derroteros  en que se encuentra.

        Una  ultima reflexión para acabar:

Si te dijesen que puedes hacer de este Mundo un paraíso – ¿Qué  dirías?

Seguramente –  ¡que no lo crees!

Tú lo has dicho. Y si no lo crees, ¡no es posible! … ¿Cómo vas a desarrollar  algo  en  lo  que  no  crees? 

Pero escucha a  alguien  sabio  corroborando a la ciencia actual:

Tus Creencias se convierten en tus Pensamientos

Tus Pensamientos se convierten en tus Palabras

Tus Palabras se convierten en tus Acciones

Tus Acciones se convierten en tus Hábitos

Tus Hábitos se convierten en tu Destino

Mahatma Gandhi

 

…………………………………

Si quieres ver este texto en un bonito POWER POINT descargátelo de aquí: CRISTO, CRISTIANISMO Y RELIGIÓN 1º LA HISTORIA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s