FRANCISCO I, PAPA – ¿NUEVA CONCIENCIA?

Publicado: 26/06/2014 en Ciencia y Espiritualidad
Etiquetas:, , , , ,

     Escuchamos con asombro y extrañeza manifestaciones del nuevo Pontífice de Roma con mensaje sorprendentemente  distinto y más cristiano. ¿Qué sucede, hay cambios  o es  más de lo mismo?

     Repasando los últimos Pontificados encontramos cómo con Juan XXIII y Pablo VI la Iglesia tuvo un acercamiento a una doctrina más fraternal y cercana a Cristo. Esta apertura dio pie a que muchos sacerdotes se entregasen en cuerpo y alma en defensa de la justicia ,de los oprimidos y  de  los pobres del Mundo; denunciaban y trabajaban por los pueblos que sufrían carencias básicas y las injusticias de sus gobernantes, que se vendían a los interés del primer Mundo.        

     Esos curas sentían Amor al prójimo y al igual que Cristo denunciaban lo denunciable, ayudaban al necesitado y estaban a su lado. Ese era Amor Cristiano.Dibujo B6

      Inmediatamente les etiquetaron los “Poderes establecidos y las clases acomodadas” como los curas comunistas (concepto que equipararon como diabólico) y revolucionarios (revolucionarios fueron, pero de conciencia), y estas condenas sirvieron para que se mantuviese el estatus quo del inmovilismo habitual que, hipócritamente, siempre sostuvo la Iglesia Católica y el poder de los gobiernos occidentales.

     Sin profundizar en lo acontecido en la elección y muerte del primer Juan Pablo (que lo haga cada cual en conciencia), lo evidente y definitivo es que la Iglesia Católica dio un vuelco radicar a la línea regeneradora anterior de su Iglesia, que volvió rauda a su tradicional maridaje con el Poder Civil, Militar y Político, renunciando a su misión cristiana de hermandad y justicia, de la mano de otro pontífice proclive a ello, Juan Pablo II.

      Las causas de la renuncia de su sucesor, Ratzinger (Benedicto XVI) han quedado sin explicaciones verosímiles. Parece lógico apostar qué, tras un acertado análisis del momento político (pues esto, al fin y al cabo, es lo que hacen, política, aunque tenga cierto cariz religioso), el Poder Vaticano descubriese la necesidad de dar un giro en sus formas al rumbo asentado, ya que, con la que estaba cayendo por la crisis, y el deterioro social y moral de la propia Iglesia, merced a sus múltiples felonías se imponían urgentes cambios que contuvieses la espantada.

     La Institución Católica si quería salir con algo de dignidad de la crisis mundial que se estaba viviendo y de la asquerosa inmoralidad asentada y demostrada en su trayectoria requeriría afrontar un lavado de cara que remozase su imagen y mostrase un lado más cercano a sus feligreses. 

     La lógica política del Poder sabe qué para que nada cambie, para que todo permanezca igual se tiene que practicar cambios aparentes, que hagan ver los buenos deseo e intención constructiva que tienen y que si no se llega a mayores progresos es porque es imposible. Esto es: Cambiar la forma para mantener el fondo. Así de inmediato un Papa, con aspecto bondadoso y sensible al sufrimiento seria una buena medida.

     Me gustaría albergar esperanzas en las acertadas palabras del Papa, más después de escucharle detenidamente, creo que todo lo que hará será eso, declaraciones rimbombantes vacías de acciones reales. La Iglesia no cambiará su pareja de baile de siempre por los pobres y desarrapados, que nada pueden darle. Católico si quieres ser honesto  y coherente con tu “cristianismo” permanece atento.

     No niego que este Papa puede ser una buena persona, más el “aparato institucional” en que está engranado funciona cuan mecanismo difícil de parar. La maldad creativa de los gobernantes ha sabido concebir instrumentos burocráticos y mecanismos institucionales  monstruosos que liberan a sus manipuladores de la responsabilidad de lo que proyectan.

     Más aun reafirmando qué, una parte pequeña de la humanidad, ha laborado y labora siempre en pro de la perversión y del mal, no podemos caer en la simplificación de que mal es sólo potestativo de los unos y no así de los otros. 

     Creer que todo está compartimentado entre buenos y malos es falso. Si este Mundo es así, es porque todos contribuimos en que así sea. Nosotros participando en él lodazar creado tenemos también cierta responsabilidad, conjuntamente con los que nos gobiernan. De manera diversa y en medida distinta, pero responsables al fin y al cabo en lo que acontece.

     En potencia somos iguales los unos a los otros. Tú y yo podríamos obrar de igual modo a como lo hacen ellos, más hay una variable que incide fuertemente en nuestro proceder y que condicionada fuertemente nuestra vida y es el medio entorno que nos acogió y las circunstancias que lo rodearon. 

     Nuestro grado de responsabilidad está entrelazado con la posición desde donde ejerzamos el protagonismo de la vida. Si esta te situó o te condujo a ejercerlo desde alguna cota de poder, practicándolo inmerso en el crudo materialismo que domina la sociedad, tus propuestas te conducirán a intentar controlar y manejar a la masa gobernada y tu responsabilidad será mucho mayor.

     Desde la atalaya del Poder educarás al pueblo de forma que puedas conducirle como te sea más fácil de manejar. Si le inculcas creencias que penalicen sus apetencias haciéndoles sentirse pecaminosos, esos sentimientos insuperables de culpabilidad le inhibirán en su libertad y redundaran en tu control, exponiéndoles a tu manejo y a tu libre disposición. Y ahora no hablo de ninguna creencia en concreta, hablo del método y  la formula que ejerce el Poder.

     Por ejemplo: Si al súbdito se le hace creer, aunque sea de forma más o menos subconsciente, que el paradigma de “Ama al prójimo como a ti mismo” es imposible e irrealizable de sentir y practicar, este paradigma no será ya la guía de su comportamiento en la vida, y su paradigma real tornará a “compite y luchar por subsistir y sobrevivir”. ¿No os suena, acaso  esto, como paradigma social  conocido en la sociedad?

     Del mismo modo, en el ámbito personal, con responsabilidad distinta, un individuo anclado en su vasallaje al poder, que no quiere tomar conciencia del manejo a que es sometido, está intentando, en el fondo de si mismo, trasvasar su responsabilidad al que le maneja.

     Lo hará, probablemente, por alguno de los motivos siguientes: Por la actitud cobarde o el miedo psicológico que genera el cambio; temor y miedo que intencionadamente instiga siempre todo Poder; qué, por otra parte sirve para auto justificar de responsabilidad al sujeto. O bien, otro motivo alternativo al anterior o inclusive añadido a él, es el sentirse identificado psicológicamente con el Poder.

     Estas verdades, que impulsan a quienes defienden que todo siga igual, no impiden reconocer que entre los que abogan por el cambio, una parte de ello, lo hacen dirigidos por emociones reactivas proyectadas desde su posicionamiento social y marginación.

     Hay, no obstante, entre los que propugnan cambios del sistema, el emerger de una masa creciente con una conciencia mejor, desde donde se están cimentando los pilares de un Mundo nuevo, en el cual las inculcaciones traumáticas y obsoletas  son sanadas, facultándose la creación de paradigmas elevados.  

     En el fondo el problema UNO, es el del paradigma que rige al Mundo en lo que es Amor. Esa concepción errónea del Amor, reducido a un lamentable atributo del ego, más cercano a poseer el objeto que decimos amar, ya sea en el ámbito inmediato de la pareja, como en lo más extenso de afinidades, nacionalidades, religiones, etc. Así, hasta el concepto que lo expresa lo hemos prostituido por “querer”, y si definimos Amar lo circunscribimos a lo que nos es afín y nos retribuye en cualquier forma. 

     Permanecemos anquilosados en creencias arcaicas dañinas, a semejanza de nuestros ancestros tribales, perseveramos en la rutina, incapaces de evolucionar. Lo hacemos, hasta cuando el protagonista rival de lo transcendente y espiritual, la ciencia, proclama la revolución más profunda jamás habida, que la hermana con la sabiduría espiritual mediante la  experimentación científica.

     El paradigma del bien común (amor al prójimo), uno más de los verificados por la ciencia cuántica, resurge fundamentando una lógica y coherencia para las relaciones humanas. Desde su pragmatismo científico proclama alto y claro a quienes quieran oírlo qué todo  está vinculado en el universo por sutiles conexiones que lo unen todo; conexión tan estrecha qué hasta las más leves actitudes negativas centrada en lo que nos diferencia y separa opera en lo personal y en lo general.

     El Hombre, desde su cultura, sus creencias, su pensamiento y su acción ha hecho que el Mundo sea conforme es: un caótico conglomerado de relaciones interpersonales conducidas desde el ego centrismo de lo propio. Si realmente queremos crear un Mundo distinto y mejor debemos hacerlo entre todos y para  todos.

     La responsabilidad es de todos y cada uno. Podemos entregar la vida queriendo cambiar al otro, más no lo conseguiremos. Si tenemos algún poder para cambiar algo, ese algo está dentro de nosotros. Bregar y forzar cambiar al otro solo deriva en más confrontación y consolida la postura que queremos modificar.

     En lo que es externo a nosotros mismo, sólo podemos aspirar a, desde la lucidez, expresar lo que vemos. Con ello podemos alumbrar e iluminar la oscuridad, lo torcido, el error y el mal; hacer esto es obligación moral de todos, no debemos amparar y sostener la oscuridad.

     Obrar así requiere hacerlo desde un estadio de aceptación y paz. Es dura empresa mantener la lucidez dolorosa en lo que acontece y no dejarse llevar por las reacciones emociones que pugnan por salir de dentro de si. Es ardua la tarea y el trabajo de aceptación, más permanecer anclado en la reactividad es inútil. El camino que deberíamos adoptar tiene  que surgir del Amor subyacente del corazón.

 

          Permítaseme unas ensoñaciones en torno al tema de hoy… Que bonito sería si las Religiones:

     Desenmascaran y exponen a la luz a los responsables mercaderes de traje blanco financieros, políticos y elites que sostienen y dan soporte a la misma Iglesia.

     Ejercitaran una autentica introspección y catarsis en sus creencias. Excluyendo entre otros rituales el de la confesión: ejercicio de lavado de cara, para poder reincidir de nuevo en el error, sin asomo de responsabilidad.

     Desmontaran la particular y malévola interpretación de lo que es Caridad que se ha instalado como pura  hipocresía para suplantar  y eludir la desaparición de la Justicia en el Mundo.

     Liderase, como jefe supremo de la religión “Universal” que dice ser, los justos anhelos  de sus “ovejas” antes los gobernantes, como hacia Jesús, siempre al lado de los suyos,  hasta dar su vida por ellos.

     Que los feligreses de todas las Iglesias saliesen del marasmo hipnótico y del autoengaño placentero de las bonitas palabras de amor y paz que dicen sentir, pero que en el fondo sólo enmascaran otro tipo de felicidad distinta  del Amor: la esperanza

     Una felicidad destilada del boato ritual que calando en sus anhelos expiatorios de culpas les colma de Esperanza en el más allá prometido del Cielo.

     Culpas, Perdón y Esperanzas sin la que esa forma de espiritualidad de las Religiones carecería de sentido y en las que están atrapados sus fieles.

     Que comprendiesen estos, que el Amar al prójimo es en el Aquí y en el Ahora. Que dejen de postergar la Justicia real y el Amor de aquí por las dadivas divinas del más allá.

     Que encumbrasen el Amor al prójimo como cosa real y cierta y no como una entelequia inalcanzable.

     El Amor autentico que te hace sentir el dolor ajeno del que padece sufrimiento, vejaciones y carestía como  amor propio.

     Creo, en conciencia lo que expreso, puedo no obstante estar equivocado para otros, por ello, me gustaría qué, el se sientan retratado, tuviese la valentía de someter sus reflexiones al juicio de su conciencia divina, aquella que está libre de mediadores y programaciones subconscientes y en ella decida.

Eves

Si deseas leer este texto en un bonito Power Point descargalo aquí:  FRANCISCO I, PAPA – ¿NUEVA CONCIENCIA sl

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s