EL CUARTO PODER: LA PRENSA, UN PELIGRO PARA EVOLUCIONAR

Publicado: 19/05/2015 en Mecanismos de control, PRINCIPAL
Etiquetas:, , ,

LA PRENSA: UN PODER PELIGROSO.   CURAR EMOCIONES Y SANAR HUMANIDAD

      El mundo que percibimos está influenciado por la Información. La ciencia asevera que es la información la que conforma el mundo real en que vivimos. ¿En qué forma y medida contribuye el mundo informativo y nosotros con él en esta creación? ¿Tenemos conciencia y poder sobre la información que llega a nosotros? ¿Contribuimos mediante esa información en la realidad creada? ¿Cómo afecta a tu salud emocional y física la información del Cuarto Poder?

      En es digno de recapacitar sobre la información que nos llega y también del modo que incide en nuestras vidas. Estas reflexiones ponen el foco de atención en cómo estamos siendo sometidos a estrés, ansiedad y daños emocionales en nuestro día a día, tanto en el ámbito íntimo personal como en el medio en que nos desenvolvemos por el poder mediático de la información.Dibujo 78

     De los resultados y secuelas que se originan en lo personal y en el devenir de la humanidad los Medios de Información destaco dos efectos y consecuencias. Uno es como nosotros, sin darnos cuentas, contribuimos a que se efectúe lo que el Poder demanda y promueve. Y el otro es como la información, manipulada, opera en nuestra mente y desde nuestra inconciencia se instrumentaliza generando conflictos entre los unos y los otros. Quiero decir como esa carga emocional, tras inferirnos daños internos, es luego,  inevitablemente, descargada sobre otras personas cercanas.

     Comienzo la reflexión:

    El bien y el mal, en sí mismo, no existen. Estos conceptos son el producto y consecuencia de etiquetar y cualificar los hechos y las creaciones que el hombre pone en acción. Todos recreamos la realidad desde la mente, los menos desde el corazón, y con ello ponemos en marcha y hacemos posible que la  creación se haga real.

       Creemos obrar con plena libertad y control, más esta libertad tan solo está presente en el acto de ejecutar la acción, más, no somos dueño de las elecciones que hacemos, aunque creamos serlo; y así operamos en la dirección que nos pide el cuerpo y la mente dormida.

     Son programaciones en la mente, generalmente subconscientes, insertadas desde el comienzo de la vida; programaciones culturales, religiosas, políticas y sociales, más otros variados programas emocionales y traumáticos y otros aún más profundos de orden generacional y transgeneracionales del entorno familiar. Toda esa amalgama de programas, son en realidad las que maneja las elecciones que hacemos. Baste decir que el 95% de los datos que maneja nuestra mente para determinar cómo conducimos la vida son sin el control de la consciencia mejor y obedecen a procesos subconscientes.

     Podrás argumentar que te identificas con esa programación, tienes derecho a hacerlo, pero habrás de reconocer que esa programación y esa personalidad que se manifiesta en ti no es fruto que tú hayas creado libremente, ni que tuviste opción de elegir sin condicionantes. Reafirmaras con esa postura programaciones que se te inculcaron.

     Si a esta falta de control y poder interno de “dentro” de ti, le sumas la entrega que cedes a lo que viene de “fuera” al sintonizar con la información que extienden y cultivan los medios externos del Cuarto Poder, información, que no es aséptica ni imparcial y que, si no es manipulada es, cuando menos, interpretada bajo los intereses propios de quien la emite. Y recalco cómo con tu entrega a ese Poder externo se conforma y consolida el cuadro auténtico y cierto de lo que tú eres y de lo que yo soy, de cómo con nuestros comportamientos nos entregamos y entregamos nuestra creación toda. Y no es solo la inoperancia e inhibición de nuestro Ser más real y autentico, sino que nuestra propia personalidad y ego, nuestra parte más burda está, también, mediatizada por el Poder externo a ti mismo.

      Destacan, en general, los Medios de Información los aspectos violentos y cruentos de la noticia, lo perverso y nefasto del Mundo y del Ser Humano, no es noticiable ni digno de resaltar los valores y las noticias positiva. No interesa dicen, y no vende, y lo que no vende no es rentable. Y no quiero  enjuiciar  porque se hace esto.

      Si interesa hablar de la maldad del enemigo en conflictos y guerras. Más se debe hacer, y se hace sin mayor reflexión, sin crítica propia, ni imparcialidad alguna; sin entrar en las causas profundas y reales que originan los conflictos, ya sean estas crisis o guerras. Se sentencia con: la Verdad es nuestra verdad. La máxima: somos el bien, el otro el mal. El objetivo: acabar con el mal.

   Tristemente, esta forma  de ejercer la información, no es algo casual sino que es intencionado, generando emociones funestas y aciagas en la audiencia; emociones de rabia, rencor, odio y deseos de enfrentamientos y combate contra el mostrado enemigo. Por otra parte, diligentemente, intentan desviar y paliar las emociones desencadenadas para que el vulgo se desfogue propiciando emisiones de violencias ficticias en películas y variada difusión, y en el ámbito deportivo se incentiva la rivalidad y fuerte competencia. No obstante, estas acciones no sanan el mal, sino que sólo reprime las emociones.

    Resentir la violencia que azota al Mundo tiene otros efectos adversos internos en la ciudadanía y en las masas, que son benéficos para quienes ostentan el Poder, como son el amilanamiento, el temor y el miedo del pueblo, que en el fondo enmascara y sirve para inhibir actuar y participar en lo que sucede; de mismo modo imposibilita la reflexión lucida y serena bajo el efecto emocional alterado.

    Que sean Instituciones y Empresas privadas y públicas las principales responsables de la difusión de la triste y dolorosa realidad, y sobre todo de su forma perversa, no nos inhibe de cierta responsabilidad en cómo, sin mayor conciencia, contribuimos a que esta realidad se consolide y perpetúe. Buena parte de nosotros, receptores de su audiencia, estúpidamente, sintonizando con sus nefastas propuestas y emociones nos hacemos eco y propagadores en la difusión y expansión, y en el sostenimiento de su pretendida verdades y soluciones.

     Si, condescendiente y embaucados laboramos en pro de las verdades infestas con que polucionan el Mundo, vibraremos en frecuencias de podredumbre, mezquindad y miseria, y toda emoción y sentimiento que anide en nosotros quedará igualmente pervertido e identificado en su mismo contexto. Y, como afirma la sabiduría perenne espiritual de todos los tiempos y de diversas culturas, y es ratificado también por la física cuántica al confirmar nuestra unicidad, que da razón al testimonio bíblico de Jesús al decir:

     Lo que sale del hombre, eso es lo que contamina al hombre. Marcos 7:20.

    Desde la paz interna y la serenidad trasmitimos al Mundo y al entorno buenas energías y vibraciones armónicas, más estando impregnados de emociones y sentimientos de rencor, odio y negatividad emitimos vibraciones que polucionan el ambiente en que nos movemos y al Todo. Desde este paradigma las tensiones, el estrés y la ansiedad oprimen la vida y las relaciones.

     En el ámbito cercano e íntimo del individuo el estado alterado de las emociones induce, de manera subconsciente y errónea, a descargar estas emociones en el espacio que le  es más afín a cada uno al objeto de suprimir esa disfunción que le embarga; más, lo cierto, es que esta argucia no resuelve el problema, y como resultado crea inestabilidad y daño en el receptor.

    Tomar consciencia de las repercusiones nefasta que se crea en uno mismo, en su entorno y en la contribución adversa que se proyecta al Mundo debiera granjear fortaleza y confianza para asumir la responsabilidad de afrontar cambios personales.

    En el mundo material y físico en que vivimos el único cambio posible que podemos aspirar hacer es el propio. No nos es posible cambiar al otro, por mucho que lo intentemos y deseemos. Más si somos capaces de cambiar nosotros, tu nueva  realidad facilitará y hará posible cambiar el Mundo todo.

    Vive informado de los hechos que acontecen, pero desconecta y sé crítico con todo lo que te cuentan los poderes manipuladores; inclusive con esta pauta del ser el observador imparcial no implicado te conducirá por la senda de recuperar tu propio poder interno y personal. El proceso te hará descubrir las emociones subconscientes no sanadas y los programas que operan en tu vida, que a la luz de la consciencia serán liberados repercutiendo en tu salud y podrás al fin ser libre. Este es el camino de que anunciaba Cristo al decir: …la verdad os hará libres. Juan 8:32.

   Cierro estas reflexiones con la copia de un par de párrafos extraídos del libro de Dr. David R. Hawkins: “DEJAR IR”   el camino de la entrega

     Pag.42 y 43

“El equilibrio entre supresión y expresión varía en cada individuo, ya que depende de aspectos como su educación infantil, las normas culturales y las costumbres. Ahora está de moda expresar las emociones como resultado de una interpretación errónea de la obra de Sigmund Freud y el psicoanálisis. Freud señalo que la supresión era la causa de la neurosis; por tanto, se pensó que la expresión era la cura. Esta interpretación errónea se convirtió en una licencia para expresarse a costa de los demás. En realidad, lo que afirma el psicoanálisis clásico es que el impulso o sentimiento reprimido debe ser neutralizado, sublimado, socializado y canalizado por los instintos constructivos del amor, el trabajo y la creatividad.

Si volcamos nuestros sentimientos negativos en los demás, lo experimentaran como un ataque y, a su vez, se verán forzados a suprimir, expresar o escapar de esos sentimientos. Por tanto, la expresión de la negatividad produce el deterioro de las relaciones. Una alternativa mucho mejor consiste en asumir la responsabilidad por los propios sentimientos y neutralizarlos. Entonces solo permanecen y se expresan los sentimientos positivos. ”

Eves

   Si prefieres leer este articulo, descargándote la presentación en pps: PELIGROSO PODER DE LA INFORAMCIÓN. SANAR EMOCIONES Y CAMBIAR MUNDO sl

Anuncios
comentarios
  1. Ana Rodriguez Mendez dice:

    Es cierto, nadie cambia por petición de otro. Primero cambia tu y crea tu realidad, asi se expande y pudiera inspirar a otros a vivir otra realidad mas positiva…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s