LOS MECANISMOS QUE NOS MANEJAN: EXTERNOS E INTERNOS

Publicado: 01/06/2016 en Mecanismos de control

 

PRIMERO: MECANISMOS EXTERNOS Y SALIR DE ELLOS

1ª DE TRES PARTES

Sopesado en la anterior reflexión cómo el ejercicio del poder no mana del potencial mejor del Hombre, analicemos ahora de dónde mana y qué entes lo cultivan. Abordo hoy cuáles son los entes de Poder que ejercen el mando y ponen en acción los mecanismos que se instrumentalizan para gobernar a las masas, y dejaremos para otro día el de dónde y el cómo se instalan en nuestro proceder.girl-and-her-horse-caballo-mujer

En teoría el Poder de los Estados y del Mundo a través de estos, lo poseen los gobiernos. Los gobiernos ejercen su función en dos vertientes: la legislativa y la ejecutiva; tras estas la tercera vía de poder: la judicial, y después, el cuarto poder, poder no constituido orgánicamente, pero si reconocido y de evidente connotación real: la prensa. Más sin cuestionar que esto haya sido así, hoy esto está lejos de ser verdad. Hace ya tiempo que un Poder superior ha roto este esquema y otros entes externos a los estados nacionales, globales y poderosos dirigen el acontecer del Mundo. El Poder se ha estructurado en forma piramidal  en la que una minoría silenciosa elucubra, dictamina y dirige el curso de la Historia. No quisiera extenderme demasiado en ello, dejando que cada cual elabore su propia conclusión al respecto, tan sólo detenerme en remarcar la evidencia clara de la existencia de estos poderes, a veces oscuros, como el club privado elitista de Bilderberg, y los FMI, Banco Mundial, Las Agencias de Calificaciones, las variadas y poderosas Corporaciones Empresariales o la Banca privada y pública, entre otros. Todo este entramado de organizaciones ejercer su funcionalidad desde diversos niveles de una pirámide que estratifica su posicionamiento y relevancia dentro de ella, de forma que unos poderes están supeditados a otros de orden superior, así hasta converger en la cúspide más alta, minoritaria y poderosa de la pirámide. Bajo esta forma de poder los gobiernos nacionales están atenazados y condicionados por poderes superiores, y deben establecer sus compromisos electorales de acuerdo con las directrices marcadas y no pueden condicionarse a que sean las bases las que determinen el tipo de políticas a ejecutar; ofrecerán lo que quisiera el pueblo más después no podrán cumplir lo prometido.

Detrás de esta sorprendente y evidente realidad, veraz para cualquiera mínimamente informado, se conforma la creación de un Sistema artificial ideado y erigido en bien de la parte exclusivista dominante de la sociedad. Desentrañar quiénes son y qué intereses defienden no es lo difícil, más substancial nos es descubrir qué paradigmas encumbran y cómo desnudar los mecanismos de que se valen para manejarnos, para que, tomando conciencia de estos, podamos dirimir salir de su redes.

Sosteniendo, como sostengo, que la responsabilidad es de todos, sí es cosa de, sin querer caer en juicio condenatorio de nadie como paradigmáticos poseídos del mal, sí conviene encender luz donde anida sombra y oscuridad. No es verdad que unos sean dueños del mal y otros el bien, pues las escalas del blanco al negro tiene variados matices, pero el proceder del Poder y del Sistema se enclava en los más aciagos y negros errores. Es de destacar cómo el Sistema elabora una metodología que sirve para salvaguardar la responsabilidad personal de los sujetos que ponen en acción las ordenes dictadas; y esto es algo prioritario a solventar, puesto que el Hombre necesita creer que lo que hace es lo correcto, por tanto debe proporcionar carácter cuán divino, a las leyes, principios y creencias que aprueba y da por bueno, otorgándolas una legitimidad suprema e inviolable, lo cual otorga y libera el proceder humano a fin de no herir la responsabilidad de sus ejecutores. Llega a tal grado la paranoia personal que, a pesar de que el orden creado desencadene caos, destrucción y muerte, se mantiene firme y convencido en que su proceder es el correcto, incapaz de tomar consciencia de sus inhumanos resultados para sopesar y revertir los errores, antes bien culpabilizan, siempre, al entorno externo a ellos.

Cómo se puede sostener un Mundo como este, un Mundo que es la proyección de la mentalidad errónea y pervertida de los que usurpan el Poder, con la aquiescencia general de la mayoría cuando vemos como mueren 7 millones de niños cada año por causas evitables (datos de UNICEF), cuando otros 180 millones padecen desnutrición crónica y 20 millones desnutrición más severa, y esto hablando sólo de niños, mientras que por otro lado se financian guerras, se corrompen y multiplican las riquezas de los unos en detrimento de otros… No, no voy a continuar más por aquí, no quiero convertir el artículo en la exposición de lo que ya sabe quién quiere saber y no se esconde en verlo, sólo quiero dejar constancia de la demencia instalada en el Sistema; Sistema que, si tienes el coraje de clamar contra sus errores, te adjudicará la maldecida etiqueta de “antisistema”, adjudicado sinónimo de ser poco menos que terrorista. En qué locura se ha instado nuestro Mundo. Evidentemente, desde la cúpula del Poder y desde todo el entramado de la pirámide, se ha generado, con intención mayor o sin mayor conciencia, un Sistema monstruoso que en su loco desvarío no sabemos dónde nos conducirá, de tal forma que si somos tan incautos de creer que la novela de George Orwell “1984” ha pasado a ser una ficción irrealizable, estamos completamente equivocados, ya que éste es un destino previsible. Este Sistema, coherente con su camino de acaparar posesiones y poder, separar y enfrentar a los Hombres, dinamiza y pone en juego mecanismos de manipulación que mantienen al ciudadano adormecido y robotizado y en fuera de juego a lo que se cuece; Este es un Sistema operativo, autómata sin alma ya, tras liberar las responsabilidades personales, perdido en su delirio y sin capacidad de solución correctora. Más, para los que atisbemos el tener algo de conciencia, propongo reflexionar sobre algunos de los mecanismos que puestos en circulación nos inhibe de tomar conciencia y proponer soluciones.

El Sistema para dinamizar la economía se fundamenta en tres agentes básicos: el productor o empresa, el trabajador y el consumidor. La interrelación de estos tres actores sostiene la maquinaria productiva y consumidora en función; este modelo, mal que bien, es lo funcionó hasta ahora, mas la tecnología y el progreso continuo están desarrollando la implantación progresiva de la automatización y mecanización de los medios de producción que mengua y pone en riesgo de acabar con la función del trabajador. Bajo el paradigma del bien común esto debiera traducirse en una disminución de los horarios laborales y de la edad de jubilación, sin menoscabo de los sueldos al objeto de no dañar al rol consumidor, sin embargo, bajo el paradigma imperante del ego, nos encontramos que el actor productor, cada vez más enriquecido se aglutina en Corporaciones fuertes y sólidas, que absorbiendo al pequeño productor y disponiendo de mayor poder y riqueza se sienten en el derecho de acaparar todo el beneficio para sí mismo. A las masas, merced al auge de este modelo, sólo les cabe ser adiestradas en el rol de la semi- esclavitud y para que eso se lleve a cabo sólo es preciso adormecerlas y aborregarlas, y como la enfermedad adictiva del Poder parece no tener límite se priva al mundo de sus necesidades básicas.

… continua

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s