EL ESTIGMA DE LA PROGRAMACIÓN DE PECADO Y CULPA

Publicado: 23/10/2016 en Ciencia y Espiritualidad

Antes de abordar la programación de nuestra mente, dilucidemos la cuestión relegada en torno al Origen y presumible Caída del Hombre. Al hacerlo, siento, que pueda parecer que hago apología religiosa, nada más lejos de mi intención; por ello, enfatizo de nuevo la deformación operada en el concepto “Dios”, utilizando lo menos posible el concepto. Afronto el reto con percepción abierta y nada excluyente, intuyendo la Creación como la realización propia de una Mente o Conciencia Superior, y que ante una previsible interpretación humana de lo acaecido después pudo ser causa de los graves daños que aún pagamos.

dibujo-20

En el siglo XIX se proyectó un paradigma que socavaba las creencias instaladas hasta entonces, en torno a la naturaleza del Hombre, con la aparición de la teoría de la Evolución de las Especies. En ella, implícitamente, se postulaba, que el Hombre era un mero descendiente de un animal irracional. La teoría de Darwin se enfrentaba a la creencia simplista, cerrada e infantil de la Religión, contienda qué, al igual que la de de siglos precedentes con el heliocentrismo del Sol y la  Tierra, estaba condenada a fracasar. La misma añeja religión y el pujante progreso materialista imperante hacia indudable el resultado final. Ambas tesitura, por otra parte, eran univocas y cerraban las puertas a otras alternativas.

Cabe comprender que las especies, al objeto de subsistir en un medio cambiante, tienen la imperiosa necesidad de modificar paulatinamente su organismo biológico a fin de adaptarse al medio y al entorno variable. Esto es algo evidente en lo respecta a la condición orgánica y física, más pretender aplicarlo, sin más, a la conciencia que diferencia al Hombre de animal resulta cuando menos pretensioso y de gran soberbia. Si las pequeñas mutaciones entre los diversos supuestos antepasados precisaron de miles de millones de años para producirse, y eran sólo meros cambios físicos, cuanto tiempo no se precisaría para poder acceder a una conciencia, que no sólo razona, sino que es consciente de su Ser y existir y repiensa su sentido de vida ¿Por qué no evolucionaron de igual forma otras especies también cualificadas? Como hipótesis,  pudiera darse el caso qué en ese proceso evolutivo, ese Creador, o avatar de orden superior, le hubiese dotado de conciencia de ser en algún momento preciso; las posibilidades son variadas y no siempre comprensibles a nuestra capacidad limitada. Más, había algo más importante puesto en juego con la Teoría, y es si somos puramente un ente físico o hay algo superior en el Hombre. Todo el proceso se daba en un tiempo en que los nuevos paradigmas del materialismo y del ateísmo emergían imparables. Aparte de esta cuestión, el ateísmo, se reafirmaba con ello, en la inexistencia de un Dios o Creador consciente, alegando desde su supina sabiduría que todo es obra de un absurdo azar. Con las tesis que defiendo, qué por otra parte no es mía, no me cierro a otras respuestas, lo que si intento es dotar el pensamiento de coherencia, verosimilitud y viabilidad que dé respuesta que redunde en el bien del Hombre.

Recogiendo la tradición oral de pueblos ancestrales, la Biblia muestra los pasos de la creación en figurados días semanales que la lógica y la ciencia no tiene por menos que darla por viables, la duda parece surgir en el paso y proceso relativo al origen del Hombre. Si aceptamos la hipótesis que tuvo que haber un Poder Consciente y Sabio, o si se prefiere Un Orden, Coherencia o Ley natural e intrínseca que rige la Existencia Toda, y es capaz de crear un Universo tan ordenado y perfecto, tiene por fuerza que tener la capacidad de Crear un Animal distinto y más logrado que el resto. Si, por otra parte, todo creador considera su creación como hijo, no es extraño que el Hombre, dado su mayor perfección, sea el Hijo predilecto del creador. En contraposición a esa lógica, dado el perverso proceder del Hombre, o ese creador nos hizo imperfecto con intención, con lo que resultaría ser un poco cabroncete, o su creación fue un acto fallido, o en el mejor caso, algún mal entendido se produjo para que se diese la realidad que se da. No parece factible ninguna de las dos primeras opciones, dadas las características de tan excelsa Conciencia creadora, u Orden implicado por lo que vamos a inspeccionar una revisión a fondo, previsiblemente más acertada, de lo acontecido.

Es de suponer que ese dúo primigenio, Adán y Eva, es la simbólica representación de Unidad que es el Hombre, en su expresión dual de género (respecto a esa Unidad hablaremos en posterior articulo). Esa Conciencia, pudo muy bien dotar a su especial creación de atributos consustanciales a sí mismo, proyectando y diseminando su propia magnificencia en el Hijo creado, del igual modo que el Hombre disemina su genética en sus hijos, proveyéndola de todo su propio potencial creativo. Así ese Hijo, Uno y colectivo a la vez, tendría las capacidades de vivir una realidad tangible y material disfrutando del medio paradisíaco creado por el Padre, con la potencialidad de Ser y obrar como Él mismo. Lo dicho no es algo nuevo, salvo en la opción creativa del Hijo. Más es aquí, desde donde, con su poder creativo, puede proyectarse una realidad diferenciada y dualista que rompería el Orden o Ley establecida. Este Hijo, dueño de sí, libre y con poder de crear, pudo muy bien crear vida como el Padre había hecho. El problema aparece cuando la nueva vida creada, tras el incumplimiento, está mermada y restringida de atributos superiores, estando manifiestamente separada y discordante de la creación del Padre. El Hijo habría creado así un nuevo Hombre, sin conciencia de Ser que experimentará una realidad distinta, con la cual el Hijo se siente vinculado, hasta el punto de identificarse por completo con su creación, olvidándose, paulatinamente, de la conciencia original que le unía a la Conciencia mayor. En la Biblia misma hay unos enigmáticos versículos, en Génesis 6.1 a 4, que habla como los Hijos de Dios tienen relación carnal con las Hijas de los Hombres, y para este versículo nunca se manifestó ninguna explicación convincente.

Sin conciencia de ello, el Hijo se va separando del Padre, y recrea en su obra la dualidad, el bien y el mal, el dolor y el placer y rompe su Unidad primigenia con el Hermano y lo que es más grave, al integrarse en su obra, llega a olvidar su origen y Ser. Cuando va tomando conciencia de su ignominia y distancia se infringe el más severo y riguroso castigo, el juicio y la sentencia de Pecador de Origen y Culpabilidad, lo que traerá a su vida inmisericordes castigos y sacrificios a fin de purgar su pena. Más, no habría sido más sensato interpretar y comprender qué este erróneo proceder del Hijo es el simple desvarío de un infante que jugando con su poder, mete la pata escapa y escapa corriendo de la casa del padre consciente de su error, introduciéndose en las cenagosas y malolientes aguas de la vida terrena, en las que se emancipa del Padre en el ejercicio de su libertad y poder. No es más lógico y coherente entender que fue eso y no otra cosa, lo que hizo ese desgraciado Hijo, que pulula ciego sin recordar, ni tener constancia apenas del Padre, ni del Camino de regreso a la casa de donde procede, tal como manifiesta y explica en la parábola del Hijo Prodigo, un Hijo con consciencia, sabio y maestro, que en su evolucionar fraguó en ser Cristo, y que se llamó Jesús de Nazaret.

Ahora sí voy a cuestionar algunos de esos programas paradigmáticos inalienables de la Humanidad, y no lo hago por ciencia infusa propia, aunque sí cierta sintonía intuitiva y percepción de esta Verdad, sino que está disquisición es reconocida como cierta por diversas corrientes del conocimiento espiritual. Tampoco esto es dudar de la capacidad y enorme valía de los insignes filósofos y pensadores que se plantearon el tema de  la Caída a lo largo de los siglos, la distinción y diferencia estriba en que ahora sí que hay la libertad de “pensamiento” y expresión que permite pensar distinto, sin ser sacrificado por los poderes establecidos y denostado por la sociedad. Y remarco lo del pensamiento porque hay otros grilletes sutiles que atenazan el pensar como son las creencias, por ello la propuesta indispensable que defiendo siempre es la desprogramación de credos alienantes que nos impiden ser libres.

El paradigma máximo y más dañino insertado en la mente y conciencia individual y colectiva de la Humanidad es el de Pecador y el Pecado. Preguntémonos por qué no cabía conceptuar el proceder del Hijo (Adán, el Uno colectivo) como un error subsanable ante un Dios benevolente como manifiesta ser ese Dios y volver al Ser. Acaso no se ve palpable en la elección tomada la decisión de reafirmación postulados propios, la instauración de una nueva identidad y la aceptación de la ruptura. Con esta medida se instala la separación, el dualismo y la confrontación. Es dar vida propia y diferenciada a esa particular creación. Con la nueva conciencia de pecador, no sólo se rompen los lazos con el Hacedor y se siembra la semilla del olvido, sino que se permuta y perpetua el recuerdo del buen Padre, por el de un Padre necesitado de venganza, rencoroso e iracundo con el Hijo, proyectado esa nueva recreación de Padre a imagen y semejanza de la “inconsciencia” del hijo. El pecado ata, ya siempre, al Hombre a la condición de malvado, en una realidad que recrear el tiempo, tiempo de sufrimiento y dolor que acaba en muerte. Propicia que la Consciencia creadora pierda al Hijo. Que el error menoscabe el Amor, y que ese Amor se canjee por Temor Miedo. Que el pecado sea la locura que hace que la mente pierda la cordura y se desconecte de la Mente Superior. Que esa mente, separada, creé el egregor, individual y colectivo de ego. Que el cuerpo sea el instrumento y víctima propiciatoria para sufrir el dolor y la muerte que las mentes perdidas generan al juzgar y sentirse pecadora. El estigma de “Pecador” opera siempre en pro de atacar al otro al objeto de reafirmar su identidad egotista. El sentimiento del pecado es la fuente de la culpabilidad, culpa que se vuelca sobre el otro o sobre sí mismo. Dormida también, en la mente pecadora subyace la demanda del sacrificio pidiendo castigo y sufrimiento en propia carne para pulgar deudas y liberar responsabilidades. El pecado es germen y semilla del Miedo que nace de la desconexión.

Insignes Maestros espirituales alumbraron caminos de conexión con lo Superior, Jesucristo, grande entre los grandes, mostró uno de los más relevante. Este Cristo no solo difundo Sabiduría y Conocimiento en sintonía con la Conciencia Superior, sino que enarboló la defensa de la Verdad ante los poderes de su tiempo, decretando con ello su destino. Más todo destino, circunstancia y cosa que acontezca en la vida humana conlleva la clave más acertada a la evolución del Hombre. Así, en Cristo, su elevado designio encerraba un portentoso mensaje, mensaje qué, como la mayoría de su enseñanza, fue tergiversado por intencionadas y equivocas mentes. El acento, su enseñanza mayor, tras el martirio y muerte en la Cruz, nunca debió ponerse en la idolatrada magnificencia de tal sacrificio, que es en lo que se centró la parafernalia religiosa con la Pasión y Muerte, pues para tal egregio Ser esto no tenía mayor trascendencia, como mostró al decir “Padre perdónalos pues no saben lo que hacen”. Él, menospreciando su vida terrena, al entregarla en defensa de la Verdad, pone el acento, el mensaje supremo, en que con la muerte no acaba la vida, que a esta vida la trasciende el Ser. Esta clave trascendente es relegada por el religaré a un segundo plano y se circunscribe y difunde el estigma del pecado que hará penar a la Humanidad, recreando de nuevo el infierno en la Tierra. Su ejemplo de vida y entrega por la Verdad y el dejar que se perdiesen sus más hondas e iluminadas lecciones, potenciándose en cambio la marca del pecado, la deuda contraída por su sacrificio, encumbró aún más la culpabilidad, el pecado, el juicio y el castigo, y la vida de sacrificio y dolor que exonere culpas dando paso y curso a un mundo de mayor  rencor, odio y miedo.

Donde está el Amor, donde la Paz, donde la comprensión y el Perdón. Reproducimos y desarrollamos un mundo fundamentado en nuestras creencias. Creencias asentadas en sentirnos separados; de ahí derivan esos malévolos sentimientos, así como nuestro encumbrado materialismo y ateísmo. Por qué, independiente de que la vida sea ttrascendente o no, exista un Dios o no, por qué no somos consecuente a nuestros anhelos y deseos de bien común, Verdad, Justicia, Paz, Amor y Armonía. Es tiempo del despertar. ¿Qué nuevos mecanismos pondrá en juego la mente loca del Hombre para abstraernos de la Verdad? ¿Hasta cuándo seguiremos infieles a esa esencia que clama Amor? ¿Cuánto más dolor debemos acaparar? ¿Cuánto más sufrimiento antes de regresar a la Casa de nuestro Ser?

En el siguiente y último texto de esta serie centraré mis reflexiones en la Física cuántica, para ver cuánto de lo que digo es coherente y cercano a lo expuesto.

Eves

Anuncios
comentarios
  1. DIFICIL HACER COMENTARIO SOBRE ESTOS PUNTOS, REALMENTE VENIMOS DE IDEAS SOSTENIDAS POR SIGLOS DE IGNORANCIA, Y NO ES FACIL DISCRIMINAR QUIEN TIENE RAZÒN, DESEARÌA CONOCER MÀS, PARA OPINAR UN POCO, O ALGO; HACE TIEMPO QUE SIENTO QUE ALGUNAS COSAS NO SON COMO PARECEN, QUE HAY ALGO MÀS… GRACIAS SI ME ENVÌAN MÀS MATERIAL, PARA INFORMARME.

    Me gusta

    • evesreves dice:

      Estimada Beatriz, Nadie es maestro de nada, todos somos buscadores en la medida que sentimos la necesidad de serlo. Mi trabajo no tiene mayor valor, ni intención que expresar la verdad que yo percibo, si te encuentras resonando con lo que expreso indágalo por ti misma. No creas nada porque lo diga yo, ni ningún otro, la verdad debes sentirla tú, si es tu momento de buscarla.
      El material de reflexión lo puedes encontrar en este blog. En él te puede dar de alta y recibirás lo que vaya saliendo.
      Un abrazo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s